Lengua de signos

10 mitos de la lengua de signos y el babysigno.

Me levanté con la vena curiosa y como siempre los mitos no pueden faltar. En nuestra vida estamos rodeados de falsas creencias que se van popularizando hasta parecer verdad. Por eso hoy te quiero aportar un dato curiosos sobre esta lengua, 10 mitos de la lengua de signos que seguramente te sonarán.

Mito 1: Creer que hay una lengua universal de signos.

Hay unas 135 lenguas de signos en el mundo. Son tantas las lenguas de signos como idiomas hay en el mundo. Lo que si que hay es un Sistema de Signos Internacional, pero su uso se limita a ocasiones especiales y protocolares.  No se le considera lengua, sino un sistema artificial inventado a partir del léxico y reglas gramaticales de distintas lenguas de signo en su conjunto.

Mito 2La lengua de signos utiliza solo las manos.

La lengua de signos no es solo mímica. Necesitas acompañar los gestos con la expresión de la cara. La lengua de signos es también muy expresiva. Es muy importante ya que la expresividad facial y el cuerpo son vitales para  poder hablar la lengua de signos y que te entiendan.

Mito 3Es fácil de aprender como cualquier idioma.

Las lenguas de signos son tan complejas como las habladas.

mitos de la lengua de signos

Mito 4: Fue inventada por personas sordas.

La lengua de signos no se inventó, fueron desarrolladas en las comunidades sordas y poco a poco se reconoció como idioma.

Mito 5La lengua de signos tiene una gramática muy pobre.

La lengua de signos tiene un léxico y una gramática bastante amplio. De hecho un intérprete de signos nunca deja de aprender, ya que cada día aparecen expresiones y palabras nuevas.

Mito 6Todas las personas sordas dominan la lengua de signos.

Esto no es verdad. Hay personas sordas que no han tenido acceso a la lengua de signos o se quedaron sordas de forma tardía y  dominan el habla a través de algún sistema de apoyo a la comunicación. Algunos, incluso dominan la lectura de los labios.

Mito 7Creer que a todas las personas sordas les gustaría oír.

Las personas sordas tienen una vida muy normal, no hay diferencias entre las personas oyentes. Todas tienen familia, trabajo, disfrutan de tiempo de ocio, etc. Muchas de las personas que son sordas no sienten la necesidad de oír. Su vida es más tranquila al no tener que estar escuchando todo a todas horas.

Mito 8La lengua de signos es solo para personas con problemas auditivos.

La lengua de signos es para todo el mundo. De hecho muchos niños con necesidades especiales (autismo, síndrome de Down o Apraxia) encuentran en la lengua de signos un medio de poder hacerse entender con el mundo. Esto les aporta seguridad, confianza y una oportunidad de comunicarse mientras aprenden la lengua oral.

mitos de la lengua de signos

Los bebés oyentes también pueden beneficiarse del uso de la lengua de signos. A través del baby signos los papás y el bebé encuentran una herramienta perfecta de poder entenderse. esto reduce el estrés de los padres y la frustración del bebé. Lloran menos al existir un medio gestual de comunicarse y hacerse entender.

Mito 9La lengua de signos retrasa el aprendizaje de la lengua oral en los bebés.

El aprendizaje y uso de la lengua de signos no retrasa el lenguaje oral ni el aprendizaje de éste. Más bien,  ayuda de forma positiva,  la comprensión y la expresión del lenguaje oral.  Favorece la aparición del habla mucho antes. Son muchos los estudios que se han realizado sobre esto, entre ellos los realizados por  Schaeffer,1980; Juárez, 1985 y Tamarit,1988.

Mito 10Enseñar baby signos pensando que le estás enseñando un idioma.

La lengua de signos como ya he comentado es un idioma complejo. Tiene un léxico de palabras incontables y cuenta con una gramática extensa. Cuando hablamos de baby signos, estamos hablando de una herramienta para  ayudar a nuestro peque a comunicarse, pero no le estamos hablando en lengua de signos como tal.

Utilizaremos las palabras del diccionario de lengua de signos, (ya sea español, americana o cualquier país), por tanto es importante entender que el baby signo no es un idioma. No les estamos enseñando gramática ni a tener conversaciones amplias sobre cualquier temática.

¿Conocías algunos de estos mitos de la lengua de signos? ¿Te has sentido identificado con alguno de ellos? Yo la verdad que con la número 8 si he llegado a caer en la trampa. Jamás se me hubiera ocurrido usarla en bebés oyentes hasta que no empecé a estudiarla. ¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *