lactancia materna y apego

Lactancia materna y apego con recién nacidos

Cuando nos enteramos de que estamos embarazadas, siempre nos surgen muchas dudas y miedos. Una de los miedos más comunes, es el parto. A mí, aparte de esto, también me daba miedo no saber como sería el tema de la lactancia materna. Había escuchado tantas historias de terror sobre ella que me inclinaba por dar biberón. Al final, después de un par de clases de preparto y gracias a la cercanía con mi matrona, decidí dar el pecho a mi bebé. Ella me habló sobre los beneficios de la lactancia materna en bebés recién nacidos y en la mamá. Lo que me convenció fue como la lactancia materna y el apego ayudaban a un mejor comienzo para dar pecho con éxito y la importancia de generar un vínculo con el recién nacido para evitar cualquier excusa no médica para una separación mamá -bebé demasiado pronto.

El vínculo de apego es un lazo afectivo que se forma entre el bebé y un número de personas.

El primer vínculo se crea generalmente con la mamá y después con el papá y con carácter secundario hermanos y otros familiares.

que es el apego seguro

¿Qué son las figuras de Apego?

  • Las figuras de apego son esenciales para la vida.
  • Es aquella o aquellas personas que proporcionan los cuidados e interacciones para la formación del sistema de apego.
  • La figura de apego es la principal: el bebé necesita un vínculo primario que será más importante que otras personas y cualitativamente será diferente al resto, generalmente se crea primero con la mamá gracias a lactancia materna.

La importancia del contacto precoz

Los beneficios físicos de la lactancia materna tanto para la madre como para el bebé son muy conocidos. El contacto precoz para establecer un buen agarre es indiscutible, pero también tiene un papel muy importante a la hora de establecer el vínculo entre recién nacido y mamá.

Después del parto, mamá y bebé estarán en una especie de modo alerta pendientes de lo que sucede a su alrededor. Es importante que durante esas primeras horas no se separe al bebé de la mamá y estén el mayor tiempo posible juntos. Se aconseja que sea piel con piel, de esta forma la mamá se vincula inconscientemente con su bebé. Al contrario de lo que se piensa no siempre sucede un enamoramiento instantáneo y el piel con piel juega un papel importante para evitar la depresión post-parto y regular las hormonas.

recién nacido y apego

Durante el embarazo, el bebé escuchó el corazón de su mamá, su voz, notaba su olor y estuvo en un ambiente calentito. Que tu bebé pueda estar encima tuyo, hará que tenga una transición mucho más placentera y tranquila desde el útero al mundo externo. Con el piel con piel regulará su temperatura corporal gradualmente sin perder calor. También facilitará un mejor agarre al pecho. El bebé reptará hacia tu pecho de forma natural. Los recién nacidos no tienen la vista formada como un adulto. Ellos ven en blanco y negro y a una distancia muy cortita; justamente la distancia que hay entre tu pecho y tu cara. Gracias a la lactancia materna, tu bebé estará a la altura de tu corazón, pegadito a él y a la distancia que necesita para verte y mirarte a los ojos. Ese momento es único y maravilloso.

Si por le motivo que fuese tienes que estar separada del bebé, es importante que en el hospital en el que estés os dejen hacer piel con piel, los ratitos que podáis, para que el vínculo afectivo no se vea afectado y evitar complicaciones en el inicio de la lactancia materna. Para esto último siempre es bueno contar con una asesora para que el camino hacia una lactancia exitosa no se complique. En caso de cesárea y no poder hacer piel con piel inmediata por razones de salud de la mamá, entonces debería ser el papá el que tomara relevo e hiciera ese piel con piel para facilitar posteriormente ese primer contacto con la mamá.

Lactancia materna y apego seguro

Las bases para un apego seguro a través de la lactancia son:

  • Embarazo deseado, parto respetado y contacto precoz después del parto.
  • Facilitar, garantizar y respetar que la mamá pueda proporcionar una atención centralizada en su bebé. No necesita que cojan en brazos a su bebé sino que le ayuden a tener un lugar tranquilo y proporcionarle a ella los cuidados que necesite para sentirse bien emocionalmente y físicamente.
  • Lactancia materna exclusiva y a demanda. La lactancia con biberón es igual, a demanda y exclusiva. para facilitar ese vínculo es importante que el biberón se lo dé siempre las mismas personas que viven con el bebé 24 horas, papá y mamá. El bebé se estresa con tantos brazos diferentes y olores diferentes, lo que hace que después le cueste conciliar el sueño.

Con la lactancia se segrega oxitocina, conocida como la hormona del amor y esto hace que cada vez que se dé pecho la leche salga del pecho con mayor fluidez y junto con la prolactina y una atención adecuada a la demanda del bebé la subida de la leche será más rápida.

lactancia materna y apego

Con la lactancia materna y el apego se aseguran la proximidad con la mamá que será su figura de seguridad y supervivencia. Los bebés no solo maman para comer, también para buscar dicha seguridad y tranquilidad o calmar algún dolor o molestia. Es una forma de asegurar el contacto sensorial de forma privilegiada. Desde ahí descubrirán el mundo, desde una base segura. Por eso, lactancia materna y apego tienen un papel importante en la vida del ser humano. Sus primeros meses de vida son los más importantes para establecerlo de manera seguro, así como un vínculo afectivo sano.

1 comentario en “Lactancia materna y apego con recién nacidos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.